El ilustrador Kim Roselier se influencia mayormente en el cubismo para representar en pinceladas de acuarela la realidad de las interacciones humanas, situaciones cotidianas que se esconden detrás de cada puerta. En su trabajo, Roselier utiliza un medio pictórico complicado de manejar pero a través del cual ha logrado crear líneas y formas perfectas. Una tarea difícil de lograr.

Una de sus colecciones más representativas se llama “Personal” en la cual el ilustrador logra plasmar la realidad erótica del ser humano para crear un cubismo moderno cargado de sensualidad. Sus ilustraciones que surgen de un estilo balanceado presenta el libido de una manera dura y sutil, ruda pero sencilla para darle un aire contemporáneo.

Su técnica de acuarela que representa el uso de la pintura sobre el papel mojado, es para el artista una oportunidad para divertirse pero también para crear increíbles patrones. Al observar las ilustraciones de Roselier, es posible ver personajes tridimensionales que salen de la cotidianidad artística.

“Lo que trato de hacer en mi ilustración es mezclar esta técnica de la acuarela, que tiene una connotación muy tradicional, pero muy poética, con un estilo gráfico contemporáneo”, comenta el ilustrador.

Os compartimos imágenes de su colección “Personal”, una incursión al cubismo moderno y al erotismo natural.